Latin quote of the day

sábado, 30 de marzo de 2013

Nueva maceta para el CRACK

 Hola amigos.

Esta entrada la tenía preparada hace tiempo, pero por diversas circunstancias no la he sacado hasta hoy.

Todos conocéis al CRACK de las 3 entradas anteriores. Es un ullastre con una corteza espectacular que comencé a trabajar a partir de noviembre de 2008, cuando acudí a los cursos de otoño de la Universidad de Almería y me quedé enganchado a él. Es un árbol que Erasmo García tenía ya muy adelantado, pero que presentaba algunos detalles que había que pulir, el primero de ellos el nebari, con una zona lisa poco atractiva, y un leve adelgazamiento en el tachiagari.

No hay nada que no se pueda arreglar con un poco de Loctite y algunas porciones de corteza abotonada vieja, así que poco a poco he ido corrigiendo este defecto y he disimulado el adelgazamiento.



Tras varios años de trabajos en la copa, el árbol ya está listo para reducir el nebari y colocarlo en una maceta mas acorde con su estilo, así que le pedí una de sus macetas artesanas a Carles Vives y me dispuse a defoliar por completo el ullastre para su transplante. No es necesario, pero como tenía que revisar la estructura de algunas ramas, opté por defoliar por completo para facilitar el trabajo.
 
 Este fue el primer ullastre que defolié este año, y estábamos a 21 de enero, así que la protección tras los cristales del porche era imprescindible. Poco a poco, y con paciencia, se van quedando las ramas peladas:

 Es un trabajo entretenido, pero la estructura de las ramas se ve perfecta cuando se quitan las hojas:

Pequeños giros pueden hacer que mejore el frente, así que me gusta fotografiar varios ángulos para comparar. Incluso he pensado hasta en variar el frente, pero de momento no.




Aquí podéis ver como la base ha mejorado mucho con las adiciones de corteza. Si no se menciona no se aprecia, ese es el encanto de un trabajo paciente y meticuloso. 


Y una vez terminado el alambrado de algunas ramas que lo necesitaban, pocas ya, y volver a poner el tensor para bajar la potente rama de la derecha, que siempre tiende a subir, se transplanta. Es un problema lo de elegir el ángulo correcto, pero  siempre hay que quedarse con uno. La maceta redonda podría ayudar si no tuviese la muesca, pero en este caso hay que elegir. 
 Esta parte es la que muestra una mejoría respecto a la imagen inicial, el tachiagari ya no tiene estrechamiento y el nebari se ensancha de una manera uniforme:
 Aquí podéis ver el grosor de la corteza acorchada, con botones muy profundos. La edad de este ullastre debe ser realmente elevada, superior a los 100 años. El shari parece retorcerse, y es una pena que no se vea más desde el frente.
 Otro giro:
 Y este otro hasta me hizo plantear un cambio de frente, tan solo eliminar la rama que queda hacia el observador y un reposicionamiento de ramas y sería factible. El giro del tronco es muy atractivo:
 El inconveniente estaría en que la rama que se podaría dejaría un bulto hacia el observador y toda la zona superior iría hacia atrás, pero bueno, se podría dirigir el ápice hacia el nuevo frente con los nuevos crecimientos. En esta imagen inferior se ve una zona de madera muerta que ha aparecido al eliminar corteza muerta. Vista desde el frente parece que está unida con el shari.
 Aquí se aprecia el efecto que os comento arriba:
 Varias vistas de detalle del nebari y tachiagari en su estado actual, tras el "maquillaje":











La zona apical no ha necesitado alambrarse, pero esta rama tan fuerte ha tenido que volver a sujetarse con un tensor. Tenía tanta fuerza que ha terminado por abrir el cáncamo que utilicé. He efectuado algunas pequeñas heridas en la zona superior de la rama para intentar fijar la posición cuando se forme el cayo. En esta imagen de detalle se aprecia también el craquelado de la corteza y el craquelado de la madera muerta.




 En determinadas zonas del nebari voy mostrando algunas raíces fuertes, poco a poco se irán descubriendo mas, conforme la planta se vaya estabilizando tras el transplante. Un poco de musgo siempre ayuda a mantener la humedad del substrato y a embellecer el mismo.





 Y para terminar, una imagen de detalle de la copa. Aún queda que la segunda rama de la izquierda aumente un poco más su longitud, y la parte apical termine de formase por la misma zona, pero va muy adelantado ya. Si tengo tiempo, mañana os muestro una imagen de como está a día de hoy, llenito de hojas.

Un saludo.

Juan Antonio Pérez.


martes, 26 de marzo de 2013

Ullastre MENESTEO, y 3

Hola amigos.
 
Esta es la tercera y última entrada de este ullastre, "El Menesteo". Algo de su historia ya conocéis por este blog, y podéis recordar los trabajos anteriores pinchando en la etiqueta correspondiente.

Como ya os conté, la historia de su evolución en mis manos comienza el 14 de marzo de 2010, cuando me lo entregó Erasmo García después de podar y trasplantar. Entonces hice un diseño que mas o menos he seguido hasta hoy, aunque pensaba que iba a tardar mas tiempo en lograrlo. Realmente, este árbol y el "Jorobao", que llegaron a mis manos en las mismas fechas, han seguido una evolución muy rápida y hoy en día están muy ramificados. No hay secretos, solo un buen plan de cultivo para que estén fuertes y puedan aguantar el ritmo de desfoliados y alambrados a los que los someto.
 
La imagen anterior corresponde al año 2010, era el 20 de julio y tras la I exposición de la asociación MENESTEO del Puerto de Santa María, en donde tuve el honor de ser el demostrador, ya estaba pensando en plantarlo en esta kurama de María José González. Mi amigo Erasmo me aconséjó que bajara el ápice, y yo, que soy muy obediente cuando un maestro como él me da un consejo, así lo hice:
 
 
Año tras año este ullastre ha ido aumentando la ramificación. Hay que reconocer que el calendario que yo aplico no es el mismo que aplican otros cultivadores, pero es que el clima de Cádiz me permite adelantar casi un mes y medio los trabajos que otros hacen, y realmente me funciona. Otros dicen que abuso de los desfoliados, pero si la planta responde bien, ¿por qué no aplicar esta técnica tan efectiva para aumentar la ramificación fina?. Siempre he sido partidario de probar mis propias técnicas, y creo que no me va mal con lo que hago.
 




 


Las dos primeras imágenes del cuarteto superior corresponden a final de mayo y primeros de agosto de 2011, y la ramificación fina había aumentado bastante en un solo año. Las dos inferiores corresponden a julio de 2012 y marzo de 2013 antes de realizar el último trabajo de alambrado, tres años justos después de haber caído en mis manos. Creo que las imágenes lo dicen todo.
 
 La mesa en la que está expuesto es la primera mesa que me hizo Rosendo Martínez, y le tengo un gran aprecio, sobre todo porque sus mesas han ido evolucionando a la vez que mis árboles, y son un complemento perfecto para ellos. A ver si pone en el aire su nueva página donde podáis disfrutar de sus últimas creaciones. Todo un artista.
Los árboles me gusta mostrarlos en todos sus ángulos, y la parte trasera se debe cuidar tanto como la delantera. El mostrar juntos el antes y después de la parte trasera (fotos inferiores) es para que os fijéis que toda la copa está construida con muy pocas ramas, como os conté en la primera entrada del blog dedicada a este ullastre. La rama principal era una rama trasera y la de contrapeso también, pero hay que fijarse bien en el árbol concluido para darse cuenta:




Estas dos fotografías están dedicadas a todos mis amigos de la asociación Menesteo, algunos de los cuales salen en ellas, y sobre todo al alma de la asociación, Rosendo Martínez, el fotógrafo de la izquierda. Un muy buen amigo que siempre está ahí cuando se le necesita.
 
 





Y os quiero mostrar también las vistas laterales del ullastre. Para bajar esa rama trasera rebelde he tenido que recurrir a un tensor, pero en unos meses ya habrá fijado su posición.

 La vista derecha os dará una idea muy buena de la situación de las masas de verde y de los espacios que se han dejado entre ellas, siempre importantes:
 ¿Y por qué desfolio en marzo, justo cuando el ullastre está brotando?. Pues muy sencillo, si no lo hiciese no podría alambrar con la precisión que a mi me gusta. En el desfoliado de este acebuche han participado Sergio y Raúl, dos amigos de la asociación que me aguantan todos los sábados. Ellos son testigos de lo entretenido que puede llegar a ser eliminar todas las hojas de un árbol de este tamaño. ¡Y no digamos nada del lento y casi interminable proceso de poner todos los alambres que se necesitan para estructurar bien la ramificación fina!. Mi amigo Sergio estuvo entretenido un par de horas el sábado pasado y le hubiera gustado ayudarme más, pero a los dos les queda una buena faena con la Gárgola. Je, je.

 Aquí tenéis un par de imágenes que ilustran la necesidad de seguir poniendo alambres en este estado de formación. Sin ellos no es posible llegar al nivel de estructuración que me gusta dar a las ramas:





 Y como postre, meterle mano a este ápice. Podría haberme limitado a podar, pero mi amigo Sergio Escoín, que se va a encargar de seguir cuidando a Menesteo, se merecía que me dejase casi la vista colocando alambre en esta maraña.


 Y para terminar, unas cuantas imágenes de detalle para que veáis como se han resuelto las diferentes masas a base de alambre. Aún le queda uno o dos trabajillos mas para terminar de pulirlo, y las imágenes me hacen fijarme en los defectos que se deben subsanar, como que crezca más la segunda rama de la derecha, pero eso ya lo tiene que hacer el nuevo propietario.



El nebari está oculto, y con el tiempo sería interesante ir mostrando alguna raíces:

 La rama del ápice tiene que seguir engordando, ¡pero es que solo tiene 3 años!. Ahora tiene que ir madurando año tras año hasta definir bien todas las masas de verde y que se vean muy compactas. Pinzado, pinzado, pinzado y pinzado.

 La segunda rama vista desde atrás tiene que seguir formándose como he formado las anteriores. Todas las nuevas ramas se alambrarán y se posicionarán, y se irá ganando en densidad:









Esta madera muerta y el hueco como un tubo es lo que más me llamó la atención de este ullastre, lo mismo que la corteza de botón, lo que es indicativo de su edad. También la he cepillado y le he aplicado polisulfuro de cal, aunque ya va necesitando poco, tan solo en la zona en contacto con el substrato se pone algo más fea y si es necesario tratarla más a menudo.

Y bueno, con esta fotografía donde podéis apreciar la distribución de las diferente subramas buscando la luz y la de metros de alambre que se han colocado me despido.

 
Los árboles buenos pasan por muchas manos y este ya ha pasado por tres antes de llegar a Sergio. El recuperador, que no recuerdo quién fue, Erasmo y un servidor. Espero verlo en persona en otra ocasión.
 
A disfrutarlo, Sergio. Yo he disfrutado de él 3 años y me siento orgulloso, como un padre con sus hijos.
 
Un saludo.
 
Juan Antonio Pérez.

Anuncios

Astronomy Picture of the Day

National Geographic POD