martes, 28 de febrero de 2012

Remodelado del Tímido dragón.

Hola amigos, retomo el hilo del ullastre que os mostré hace ya un año y medio en esta entrada:

http://carthago2009.blogspot.com/2010/06/un-timido-dragon.html
Cuando llegó a mis manos estaba plantado para diseñarlo como cascada, pero dándole vueltas y vueltas encontré al "dragón", y en esa entrada anterior os mostré como lo modelé y el diseño preliminar que le hice para su formación futura. En las siguientes imágenes os recuerdo visualmente su evolución hasta la fecha actual desde la vista frontal:


Este puente del día de Andalucía me he decidido a plantarlo como pensé en un momento inicial, levantándolo un poco y apoyando la parte baja del tronco en el sustrato, para así aumentar la sensación visual de nebari potente. Para trasplantar y para facilitar el alambrado he realizado una defoliación y una poda, y el resultado tras enderezarlo un poco lo tenéis aquí:
Y este es el resultado tras unas cuantas horas de alambrado para posicionar las ramas de forma más acorde a la nueva posición del tronco:
He intentado dejar más cortas las ramas de la izquierda, enfatizando el movimiento hacia la rama principal situada a la derecha de la fotografía, y he subdividido en varios pisos las ramas disponibles para aumentar el número de pisos. Aún queda algo de camino por recorrer, sobre todo para ir redondeando la copa, que de momento se ve demasiado triangular, pero eso es la parte fácil. También he terminado por eliminar casi por completo el primitivo jin de la parte baja de la izquierda, que no me decía nada. Ahora en esa zona se ve una curva más atractiva y algo de la corteza craquelada que tiene este ullastre.
En las dos siguientes imágenes podéis ver el antes y el después del trabajo visto desde el lateral izquierdo:

La misma comparación desde el lateral derecho:

Y por último una comparativa de la parte trasera del ullastre:

Algunos detalles del trabajo de alambrado:









Una de las partes que más me preocupa es mostrar la cabeza del "tímido dragón", pero a la vez rodearla de vegetación. Poco a poco he ido compactando la ramificación de la rama apical y la he ido pegando a la cabeza con ayuda de tensores. La rama que rodea por la izquierda a este punto de interés la he subdividido en varias subramas, tapando un poco el enorme espacio que había entre la primera y la segunda rama de la izquierda:

Bueno, y de momento eso es todo. Supongo que con los sucesivos trabajos de pinzado de brotes nuevos que realizaré a lo largo de este año la copa y las ramas irán aumentando de volumen y sobre todo la copa se redondeará y se inclinará más hacia la rama principal. No todo se puede conseguir en una sola sesión de trabajo.
Otro trabajo a realizar con vistas a mejorar el conjunto es buscarle una maceta más baja y de unos dos dedos menos de anchura a cada lado, con lo que la magnífica mesa, realizada por Rosendo Martínez, y que me regaló la Asociación Menesteo en la primera exposición de esta nueva etapa, le encajará a la perfección. Ahora se ve pequeña.
Un cordial saludo.
Juan Antonio Pérez.

sábado, 18 de febrero de 2012

Antes y después del Padre e hijo de Junipero Gold-crest

Hola amigos.

Un poco de trabajo de corrección de exámenes me ha apartado del blog unos días.

Aprovechando que esta semana pasada, y la anterior también, he estado entretenido en las reuniones de la asociación Menesteo con el enebro Gold-crest padre e hijo ,y un poco en casa, vamos a pegar un repaso a su historia. Ya la conté en Portal Bonsái, pero se perdieron muchas imágenes, así que voy a recuperar algunas de ellas antes de poner el trabajo terminado de estos días.
Todo empezó en Cartagena, en el IES San Isidoro, donde monté una asignatura de Botánica aplicada al cultivo del bonsái, aprovechando las dos horas que nos permitían las antiguas EATP, asignaturas de tipo práctico de libre configuración del sistema educativo anterior a la ESO.
Como colofón a las prácticas que hacían los alumnos, se compraron unos enebros de vivero para que practicaran con el diseño, y este fue uno de dichos ejemplares. Bastante modesto, pero que os puede servir de ejemplo de como a partir de material barato se pueden conseguir resultados interesantes.

No tengo imagen del antes, pero este alumno, que ahora será todo un padre de familia, ya que han pasado mas de 12 años, pensó en hacer un diseño en estilo Padre e hijo (doble tronco), y este fue el resultado tras la poda y algo de alambre.
El orgulloso alumno posando junto a su ejemplar.

Cuando se aproximaba el verano, este alumno, que se marchaba de vacaciones y no tenía tampoco mucho interés por quedarse con el árbol, lo trajo de nuevo al centro para que me lo quedara y lo cuidara yo. Después terminó 3º de BUP y COU y no lo he vuelto a ver. Tal vez lea este blog y se ponga en contacto conmigo. Eso espero.
En el año 2004 le busqué una maceta más apropiada y lo transplanté. Y desde entonces he pasado muy buenos ratos pinzando, alambrando, pensando en como podría mejorarlo, abriéndole sharis, haciendo jines, etc... Es de esos árboles que me han enseñado como trabajar los enebros, con mis aciertos y mis errores, pero es con la práctica con lo que todos aprendemos, y con estas plantas con las que se afianza una afición al ir viendo como tus trabajos van dando su fruto y no se te muere el árbol. Je, je.
Esta imagen es de cuando me vine a vivir al Puerto de Santa María, en una sesión de alambrado y remodelado allá por el mes de enero del año 2008.
Estos trabajos de pinzado los he repetido muchas veces, y como ha aprendido bien mi amigo Raúl Alemán, al solecito y sin prisas son de lo mas relajante. ¿A que sí?
Hay que tener paciencia para sacar todas estas puntas a base de pinzas.
Y bueno, llegamos al trabajo de estas dos últimas semanas. Como podéis ver por las imágenes (esta primera es desde la espalda), llega un momento que con tanto pinzado la copa se asalvaja, pierde su estructura y se hace necesario un trabajo de aclarado a fondo, un nuevo alambrado para volver a definir bien los pisos y dejar a la planta preparada para seguir creciendo con fuerza, sin perder ramas interiores. O eso o llevarnos la planta al monte y dejarla crecer libremente a su aire.
Vista derecha.
Vista izquierda.
Y vista frontal.
Para que veáis el cambio con un poco más de detalle os pondo dos imágenes del antes y después de los trabajos de aclarado y alambrado del padre:

Y ahora del hijo:

El alambrado se ha realizado con cobre, y han sido unos cuantos metros con la complicación de meter mis manazas entre las ramitas. A veces cuesta, y las gafas ya van haciendo mucha falta, pero ver el trabajo terminado es el mayor premio. El frente ya trabajado:
La parte izquierda:
Y el frente. Da gusto volver a ver las ramas entre el follaje, y para un estilo como este, no quedan bien las nubes de hojas demasiado densas, ahora recupera un poco su imagen de literati:
Aprovechando las nuevas clases en el IES Pedro Muñoz Seca con los alumnos de bachillerato de proyecto integrado, hemos estado confeccionando composiciones de plantas de acento que reprodujimos por octubre, y con otro regalo de mi amigo Rosendo, una concha de ostión, hemos realizado una planta de acompañamiento para el doble tronco (Mesembryanthemum crystallinum, Sempervirens, Echeveria y Rosularia):
Y el resultado visual de la planta de acompañamiento con el enebro gold-crest:
Y eso es todo, la corrección de exámenes me llama de nuevo.
Un saludo carnavalero.
Juan Antonio Pérez.

jueves, 2 de febrero de 2012

Nueva maceta para un palaui y nuevo mueble expositor

Hola de nuevo.

Este pasado fin de semana estuve con mis amigos de Chipiona, y Fernando Veas me regaló un par de macetitas, una de un tamaño apropiado para un mame de Romero palaui que ya va tomando un carácter interesante. Creo que lo conocéis de entradas anteriores, pero voy a poner una recapitulación fotográfica de su evolución.
Así estaba cuando se lo adquirí a Erasmo García:


Esta última fotografía es la que se corresponde con el frente actual. Me decidí a alambrar y aprovechar solo una de las ramas disponibles. No era muy atractivo, pero esos son los retos que más me gustan. Uno de sus principales defectos estaba solucionado, darle movimiento al tronco, pero la base débil y con poco interés era otro defecto a corregir:
He probado con tres macetas diferentes, siempre entre las disponibles. Al principio lo planté en una maceta ovalada que venía bien para ir fortaleciendo al romero, pero demasiado grande para su exposición:
Poco a poco, con pinzados y defoliados acompañados de un poco de alambre, las ramas iban tomando forma:
Un año después la copa iba bien encaminada, pero el defecto de la base seguía. Intenté disimularlo con un trozo de madera a modo de decoración, y aproveché que tenía disponible una maceta made in Guerao para trasplantarlo. Aquí lo tenéis ubicado en un mueble expositor que me hizo Rosendo para estas Navidades, una preciosidad, por cierto, con mesitas auxiliares y todo:
Aquí lo tenéis de espaldas, con el romero en una de sus posibles ubicaciones:
Como soy de culillo inquieto, en cuanto me regaló la maceta y vi que le podía encajar al romero, pues cogí las tijeras, reduje el cepellón lo suficiente para que entrara y ya lo tenía plantado en ella. El color malva encaja a la perfección con el color de las flores, y el estilo en cascada le queda bien a este literati. Una vez puestos en faena, y como disponía de un trozo de madera de romero (me gusta guardar todo lo aprovechable), pues lo ajusté y pegué con cola de carpintero, dejándolo un día secar ajustado todo con alambre. El encaje es perfecto en el nebari, y parece estar pensado el trozo de madera para este bonsái:
Por la parte trasera (o frente si se prefiere) muestra una textura muy atractiva:
Otra vista lateral:
Y la foto final del frente con el problema del nebari resuelto:
Ahora tendré que buscarle un buen árbol para que le sirva de acompañamiento (al árbol, claro, que este es muy chiquitín).
Un saludo.
Juan Antonio Pérez.

Astronomy Picture of the Day

Latin quote of the day

Anuncios